Historia Real Orden del Aguila de Georgia

Gran Cruz del Aguila de Georgia.

Historia de la Orden del Águila de Georgia y la Túnica inconsutil de Nuestro Señor Jesucristo

 

La Orden del Águila de Georgia y la Túnica Sin Costuras de Nuestro Señor Jesucristo, es un instituto dinástico familiar de la Casa Real de Georgia, fundada por la Santa Reina Tamar (1184- 1213), y fue reconstituida en 1939, por el abuelo del actual Jefe de la Casa Real, S.A.R. Irakly Bagrationi Mukran, como principal orden de la Casa Real.

La Santa Reina Tamar constituyó esta caballería para auxiliar al Imperio de Trebizonda y le dió como divisa, la túnica de Nuestro Señor y como señal, un águila monocéfala para distinguirla del emblema heráldico del Imperio trapezuntino. La orden hace referencia a la Túnica Sagrada que vistió Nuestro Señor en su martirio. Según la tradición, la reliquia, después de ser sorteada entre los soldados romanos, fue llevada a Georgia y conservada y enterrada en la Catedral de Svetitskhoveli, allí junto a las insignias del Rey David.

El Reino de Georgia fue el primero en oficializar el Cristianismo, es por lo tanto la Casa Real de Georgia la más antigua de toda la Cristiandad. Su origen se remonta a un hermano de San José, descienden asimismo del Rey David, el vencedor de Goliath y del sapientísimo Rey Salomón, cuyos símbolos pueden verse en el escudo de armas de la Casa Real de Georgia.

Es tanta su relación con los Evangelios que en el siglo XII, la Santa Reina Tamar se tomaba tan en serio esta descendencia que consideraba los oficios del Viernes Santo como funerales de familia.

La bravura del pueblo georgiano nunca se ha puesto en entredicho. Ya en la primera cruzada destacó de entre el resto de contingentes, al ser los georgianos los primeros en entrar en Jerusalem y la primera iglesia que se construyó tras la toma de la ciudad, fue hecha por las tropas georgianas.

En 1942, S.A.R. Irakly Bagrationi fue elegido Presidente de la Unión de Georgianos Tradicionalistas por los líderes georgianos exilados, entre los que destacan Zurab Avalishvili, Mikheil Tsereteli, Grigol Robakidze, Kita Chkhenkeli, Shalva Maglakelidze, Shalva Amirejibi, Spiridon Kedia, Markoz Tugushi, Giorgi Kvinitadze, Leo Kereselidze, Revaz Gabashvili, Davit Vachnadze, Alexandre Asatiani, Svimon Tsitsishvili, entre otros muchos. La Unión tenía por objetivos la restauración de la independencia de Georgia y la proclamación de una Monarquía Constitucional.

Es importante destacar aquí que para los baremos políticos de la época dominada por los totalitarismos, la mención en el programa de la dicha Unión de la Monarquía Constitucional como un objetivo a alcanzar, representaba todo un posicionamiento ideológico, de significación independiente, nacional y democrática.

S.A.R. el Príncipe Irakly se caso en Roma el 20 de junio de 1940 con la nobile Maria Antonietta Pasquini de los condes de Costafiorita, nacida en San Angelo in Vado el 26 de abril de 1911 y fallecida en Roma el 22 de febrero de 1944, hija del nobile don Ugo Pasquini, conde de Costafiorita, y de la nobile donna Enrichetta Gastaldi. De este matrimonio nació S.A.R. el Príncipe Giorgi Bagrationi.

Casado en segundas nupcias con S.A.R. la Princesa María de las Mercedes Teresa María de la Paz de Todos los Santos Francisca de Borja de Baviera y Borbón, infanta de España, nacida en Madrid el 3 de octubre de 1911 y fallecida en la misma ciudad el 11 de septiembre de 1953. Con descendencia en los Príncipes María de la Paz y Bagrat.

Conviene recordar que S.A.R. don Irakly reclamó para sí la Jefatura de otra orden, la de la Santa Reina Tamar que había sido fundada por la Legión Georgiana en 1915 y oficializada por la primera República de Georgia durante su corta independencia en 1918 y abolida por los soviéticos tras su nueva ocupación, quiso S.A.R don Irakly, con este gesto, subrayar el carácter nacional que tuvo esta Orden, retomada ahora, después de un período de inactividad por el actual Jefe de la Dinastía.

A la muerte de S.A.R. el Príncipe Irakly en 1977, fue sucedido por su hijo primogénito S.A.R. Giorgi Bagrationi, quien prefirió mantener las órdenes en el estricto círculo de su familia por razones de discreción y política dinástica, hasta que en el 2001 decidió dar concesiones a la excelencia y al mérito. Es a partir de 2003 cuando le otorga una nueva Constitución que establece las bases por las que se gobierna actualmente. Desde el primer momento, quiso S.A.R. Giorgi Bagrationi que la Orden fuese eficaz instrumento de asistencia al pueblo georgiano.

S.A.R. el Príncipe Giorgi Bagrationi durante su exilio fue nacionalizado español pues llegó a España a los seis meses de edad. Desde 1982 dirigía las relaciones públicas como asesor general de Fiat-Lancia España. Había estado casado dos veces. Con doña Mercedes Zornoza y Ponce de León, de la que tuvo tres hijos: María , Irakly y Davit. Y con doña Nuria Llopis Oliart con quien tuvo un tercer hijo varón, Ugo.

En 1995 S.A.R. el Príncipe Giorgi Bagrationi trasladó los cuerpos de sus abuelos SS.AA.RR. Giorgi Bagrationi y Elene Bagrationi a Georgia, acompañado de su tía y su prima las Grandes Duquesas Leónida y María de Rusia y de su sobrino el Tzarevich Giorgi, siendo enterrados en la Catedral de Svetitskhoveli y el funeral fue oficiado con honores de estado por S.S. el Patriarca Catholicos Illa II.

En aquella ocasión, cuando el presidente Eduard Chevarnadze recibió a S.A.R. el Príncipe Giorgi Bagrationi le dijo:

Monseñor, estáis en vuestra casa. Necesitamos a la Familia Real para la unidad del país.

S.A.R. el Príncipe Giorgi Bagrationi fue reconocido Jefe de la Casa Real y heredero de la Corona de Georgia y esto ha sido ratificado en Georgia por los tres presidentes que ha habido desde la independencia de la Unión Soviética. El Presidente Mikhail Saakashvili fue el que oficializo la nacionalidad georgiana de la Familia Real, entregándoles pasaporte y carné de identidad georgiano y concediéndosele esa condición regia en ambos documentos. S.A.R. el Príncipe Giorgi Bagrationi en el año 2005 se estableció en Tbilisi, donde ha residido como su Rey de derecho, Giorgi XIII, hasta su fallecimiento el 16 de enero de 2008.

En Georgia, a pesar de los doscientos años de ocupación rusa, nunca se ha puesto en tela de juicio la regia condición de la Dinastía Bagrationi.

Durante el Gran Magisterio de S.A.R. el Príncipe Giorgi ingresan en la Orden significadas figuras de la Realeza y la Nobleza. A la muerte de S.A.R. el Príncipe Giorgi, le ha sucedido en el Gran Magisterio de la Orden, de acuerdo con los deseos de S.A.R. su hijo tercerogénito, S.A.R. el Príncipe Davit, siguiendo la tradición sucesoria georgiana, por la que es el Monarca o el Jefe de la Casa Real el que designa de entre sus hijos al más idóneo.

En vida de S.A.R. el Príncipe Giorgi, el 15 de noviembre del año 2007, hubo un pronunciamiento a favor de la restauración monárquica en Georgia, realizado por Su Santidad y Beatitud el Patriarca Catholicos Illa II. Este pronunciamiento tuvo eco en el propio Parlamento que aprobó la propuesta del Patriarca, con 102 votos favorables a la restauración de la Monarquía, de los 108 posibles. El propio don Giorgi declaró que era tarea para un Bagrationi más joven y forzosamente recaerá en S.A.R. el Príncipe Davit, educado junto a S.S. el Patriarca, buen conocedor de la realidad política de su país. S.S. el Patriarca Catholicos Illa II pertenece a la Orden y ostenta el Gran Collar. Las diversas situaciones por las que esta pasando Georgia han hecho que se retrasen los últimos trámites para la restauración de la Monarquía Constitucional.

La nómina de la Orden del Águila de Georgia y la Túnica sin Costuras de Nuestro Señor Jesucristo, está plagada, como no podía ser de otra manera, de nombres de caballeros y damas que apoyan las legítimas aspiraciones de S.A.R. Davit Bagrationi. En tiempos del GranMagisterio de S.A.R. don Irakly, fueron caballeros de la orden, entre otros, su cuñado, S.A.I.R. el Gran Duque Wladimiro Kyrilovich Romanov; el Rey Humberto de Italia; el Rey Boris de Bulgaria; el Infante don Jaime de Borbón, Duque de Anjou y Segovia, S.A.I.R. don Carlos de Habsburgo-Lorena y Borbón; el hermano de este último, S.A.I.R. don Francisco José de Habsburgo-Lorena y Borbón; S.A.R. el Príncipe Nicolás de Rumania; el Jefe de la Casa de Borbón-Sevilla, don Francisco de Borbón y de Borbón (que ejerció de canciller durante un prolongado período) y un largo etcétera.

No obstante, S.A.R. el Príncipe Giorgi Bagrationi, consideró dotar a la Orden de nuevos estatutos más acordes con nuestra época y así se hizo por medio de una carta fechada el 23 de noviembre de 2003. En esta cata se adecuaba su antiguo reglamento a la realidad actual. S.A.R. el Príncipe Davit ha ratificado el Gran Consejo Magistral y la carta otorgada por su Padre.

La Orden se ha reestructurado por Rectorías, de acuerdo a la legislación vigente en cada país. También se han cambiado los diplomas, que anteriormente se expedían en francés, para hacerlo ahora en georgiano, inglés, francés y español.

Para ingresar en la Orden es menester profesar la Fe de Cristo, ser de buena condición y acrisoladas costumbres y demostrar la virtud con relación a Georgia y a la causa Monárquica.

Desde la asunción por S.A.R. el Príncipe Davit del Gran Maestrazgo de la Orden, ésta ha recibido nuevo impulso, abriéndose nuevas Rectorías en diversos países y distintos continentes e ingresando numerosos caballeros de reconocida nobleza.

Con motivo de la invasión rusa la Orden movilizó todos sus recursos para ayudar a las víctimas y desplazados por la desproporcionada e injustificada agresión.

Es una Orden Dinástica, dependiente de la Casa Real de Georgia y que se otorga en cinco categorías: Caballero, Comendador, Gran Oficial, Gran Cruz y Gran Collar y se concede, no solo a los miembros de la Real Familia, si no a quienes el Gran Maestre desea recompensar por sus cualidades en relación con la causa nacional georgiana.

Su insignia por excelencia es un collar de eslabones formados por un águila, una cruz y una túnica, todo de oro, del que pende la cruz patada de gules, sembrada de anillos de azur, fileteados de oro, cargada en su centro del águila georgiana, resaltada de un escusón de gules con la túnica blanca de Nuestro Señor. Todo coronado de la Real. La placa de Gran Cruz, es la misma cruz patada, sobre un rafagado dorado y la banda es de moaré granate. La de Gran Oficial es la misma insignia sobre un rafagado de oro y plata y la de Comendador el rafagado es plata. La insignia de Caballero es una placa sin rafagado alguno. De la venera pende la Cruz corinada por la Real, pendiente de una cinta grana. Con relación a su heráldica, los caballeros del Gran Collar y de la Gran Cruz, pueden rodear sus armas personales con la insignia del Gran Collar.

This entry was posted in Ordenes Reales. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>